por CaRoL

Finca Constancia, deliciosos vinos en un paisaje de lujo

Hace unos días estuve de visita en Finca Constancia (González-Byass), localizada en Otero, Toledo, a 90 kilómetros de la Madrid.

En primer lugar, os voy a hablar de la Finca, la bodega y de las investigaciones que hacen. Al final os voy a contar la mejor cata de vino a la que he asistido en mi vida. ¡Básicamente porque el vino lo hacíamos nosotros!

Finca Constancia

A sólo un paso de Madrid, y al mismo tiempo un lugar que te traslada tan lejos gracias a la paz que se respira, nos encontramos con Finca Constancia, un lugar maravilloso formado por el gran protagonista, el viñedo, la bodega, inaugurada en 2006 y de diseño vanguardista, y el paisaje en sí, compuesto por olivares y viejos viñedos de Garnacha, variedad común de la zona.

Finca Constancia, Otero

La finca está dividida en 79 parcelas perfectamente diferenciadas con una selección de variedades que se vendimian y vinifican por separado, esto permite la trazabilidad de cada uno de los vinos y su elaboración por parcelas.

En Finca Constanza se dan las siguientes variedades de uva.

  • Variedades blancas: Verdejo, Chardonnay y Sauvignon Blanc.
  • Variedades tintas: Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah, Petit Verdot, Graciano y Garnacha.

Finca Constancia, Otero

La bodega

Como he comentado antes, la bodega es de estilo vanguardista y fue inaugurada en 2006. La diseñó el arquitecto Gonzalo Tello, quien creó un espacio dividida visualmente en tres módulos gracias a los materiales que componen cada uno de ellos:

  • Acero inoxidable: donde podemos encontrar los depósitos de fermentación
  • Cristal: nave de embotellado
  • Madera: sala de barricas

Como veis, en Finca Constancia se cuida hasta el más mínimo detalle. Si esto ocurre con los espacios, os podéis imaginar el mimo que se le da tanto a los viñedos como al vino.

Finca Constancia

Jardín experimental

Durante la visita a la Finca tuvimos la oportunidad de conocer más de cerca las investigaciones que se estaban llevando a cabo. Tienen un jardín experimental donde, por un lado, se plantan diferentes variedades internacionales para analizar su adaptación al suelo y clima, y por otro, se estudian diferentes sistemas de poda para ver el rendimiento de las uvas.

Cata y elaboración de vino

Una vez terminada la visita, fuimos a una sala donde nos sentamos por parejas. Cada grupo disponía de cuatro monovarietales tintas; Tempranillo, Syrah, Petit Verdot y Graciano, unas 8 copas, una pipeta y una escupidera que, por cierto, apenas utilizamos más que para vaciar la pipeta.

Finca Constancia, Otero

Con las cuatro monovarietales teníamos que crear, a base de porcentajes, un buen coupage

Para empezar, tuvimos que probar las monovarietales y luego las mezclas que consideramos… ¡Cada prueba nos salía mejor!  Probábamos sin tempranillo, con más o menos Syrah, ahora un poquito más de Petit verdot… ¿Y si bajamos el porcentaje de graciano? ¡Ya hablábamos de variedades como expertos! Finalmente probamos los vinos de la casa que, obviamente superaban las mezclas que nosotros con tanto esmero habíamos ideado.

Finca Constancia, Otero

Sinceramente, la experiencia fue de las más divertidas que he vivido en una bodega ya que, en muchos casos (prácticamente SIEMRPE) te cuentan su película y apenas te dejan investigar y entender mejor las conclusiones a las que se llega.

Finca Constancia, Otero

Todo esto lo hicimos de la mano de la enóloga de la bodega, Beatriz Paniagua.

Tras la elaboración de los vinos comimos en los jardines, rodeados de viñedos, unas migas acompañadas por un riquísimo vino blanco. Los tintos estaban deliciosos pero el blanco ya… ¡Insuperable!

Finca Constancia, Otero

Más información sobre de los vinos de Finca Constancia

Enoturismo en Finca Constancia

¿Quieres vivir una experiencia inolvidable? Entra en la web de Finca Constancia y echa un ojo las ofertas que tienen. Tienes visitas desde 8€. También puedes pedir presupuesto para experiencias especiales, como la que nosotros vivimos el otro día o incluso, vivir en primera mano la vendimia.

Sin duda es una experiencia que me encantaría vivir de nuevo, esta vez con amigos y/o familia. Desconexión total a un pasito de Madrid.

Finca Constancia





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *