por CaRoL

No te conformes con lo que no te hace feliz

Aprovechando que he llegado, por error, una hora antes a la oficina, voy a escribir sobre algo que he estado pensando últimamente.

Este verano, en una conversación, alguien dijo textualmente:

“¿Sabéis que cada uno de los casados somos grandes responsables de la felicidad de nuestro marido/mujer? Nos casamos para hacerle feliz a él /ella. No para ser felices nosotros. (Obviamente, al verle feliz, seré feliz yo)”

Obviamente, nos casamos con alguien que previamente hemos conocido y nos hace feliz, pero, es nuestra responsabilidad seguir haciendo feliz a la otra persona. Yo, como ya sabéis, eterna soltera, aplico esto al noviazgo, o por lo menos lo intento, pero bueno, no voy a entrar en mi caso particular.

Cuando conoces a alguien y te atrae, te apetece saber más de esa persona. Muestras interés. Se nota perfectamente cuando alguien está interesado en otra persona ya que hará lo imposible por hablar con él/ella, verl@, sorprenderl@…

La verdad es que no entiendo por qué hay gente que se dedica a hacernos perder el tiempo mareándonos y contándonos milongas cuando desde el minuto cero se nota que no tienen interés.

Así que nada, viendo las relaciones de mis amigas, y las mías propias, me he dado cuenta de lo siguiente.

Preocúpate si tu pareja…

  • No se muere por darte los buenos días y las buenas noches. No te acuestes nunca sin darle un beso.
  • Nunca te coge el teléfono. Una cosa es que alguna vez no pueda responder, otra es que nunca conteste. Obviamente siempre tendrá una excusa.
  • Se va de viaje de trabajo y no da señales de vida. Un ‘buenos días’ no cuenta.
  • No te presenta a nadie de su círculo.
  • No te lleva a sitios públicos, y menos de su entorno.
  • Evita todo contacto físico contigo por la calle.

Está claro que si te pasa lo anterior es que mucho interés no demuestra. No tiene nada que ver con ser poco comunicativo, poco cariñoso… En una pareja hay unos básicos que no pueden faltar. Buscaremos argumentos para creernos que son circunstancias normales, pero no, no es para nada normal.

No te conformes con lo que no te hace feliz

Caemos en el error de pensar que la gente cambia. De repente un día, por fin, suena el teléfono, ¡es él/ella! Sorprendidos respondemos. Al día siguiente todo vuelve a lo de siempre. Nosotros tenemos el poder de decidir si esto es lo que queremos en nuestra vida. El tan conocido argumento de “pero es que cuando estoy con él, estoy tan bien…” no sirve.

Tú eres también una parte importante de una relación compuesta por dos personas. Dos personas que deciden qué tipo de relación quieren tener. ¿Qué estás dispuesto a dar o soportar? Todo lo que pasa es porque lo permitimos. Si algo no te gusta, déjalo claro desde el principio. Si a los dos os cuadra, genial, en caso contrario, evitarás muchos malos momentos en el futuro.

Y sin más ya son las 9 y es hora de empezar a trabajar. ¡Buen día!





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *