por CaRoL

Todo lo que debes saber para no parecer novato en una plaza de toros

Desde pequeñita he visto miles de corridas. No es raro entrar en casa de mis abuelos y ver en la tele una. Con un abuelo comentarista de toros y a su vez, más que aficionado, os podéis imaginar que está abonado a ver cualquier espectáculo taurino del mundo aunque sea desde el sofá.

Hasta este fin de semana, solo recuerdo haber ido una vez a la plaza y era de rejones. La verdad es que me hubiera gustado compartir alguna tarde de toros con mi padre, pero complicado.

El pasado fin de semana estuve en la Semana Grande de Gijón y por fin pude ir a una corrida, bueno, ¡en realidad a dos! Los toros no fueron los mejores, de hecho hasta retiraron uno pero la experiencia fue muy buena, sobre todo el primer día donde me explicaron miles de curiosidades que si hubiera sabido antes, seguro me habría aficionado más.

Una foto publicada por Carolina de Jove (@vexerina) el

¿Qué es el alguacil o alguacilillo?

Normalmente en la plaza hay dos alguacilillos que gracias a su indumentaria recuerdan a la época de Carlos IV. Esta pareja, se encarga de transmitir y ejecutar las órdenes del presidente durante la corrida. También se encargan de recoger las llaves de toriles y entregar los premios a los toreros (orejas y rabo).

El paseillo

Una vez el presidente de la plaza enseña un pañuelo blanco, la orquesta empieza a tocar y los alguacilillos entran al ruedo, lo despejan y posteriormente dirigen el paseíllo de los toreros, sus cuadrillas y los areneros. Hay que recordar que antaño, el público se colaba en la plaza y había que desalojarla. Hoy en día los alguacilillos no están mal vistos pero hace años, mientras tuvieron papel punitivo, eran foco de burlas e incluso, a veces, se sacaba al toro de los toriles rápidamente para que tuvieran que salir rápidamente de la plaza y el público se mofara de ellos.

Recogida de llaves

Una vez hagan el paseíllo, no pierdas detalle de los alguacilillos. Uno se acercará al presidente quien, desde arriba, le lanzará la llave de toriles.

El presidente

El presidente es la autoridad que dirige el espectáculo, exige el cumplimiento de todas las normas y sanciona las infracciones cuando se realizan. Siempre que se cumpla el reglamento, tiene en cuenta las tradiciones de cada ciudad y plaza.  Está asesorado por un veterinario y un asesor técnico en materia artístico-taurina. Aunque al no ser vinculante, las decisiones las tomará el propio presidente.

Los pañuelos de colores

El presidente se comunica con la plaza a través de pañuelos de diferentes colores. Los deja caer sobre la barandilla y tienen el siguiente significado según el artículo 71.2:

  • Blanco, para dar a conocer el comienzo del espectáculo, la salida de los toros, los cambios de suertes, los avisos y la concesión de trofeos.
  • Verde, para indicar la devolución de la res a los corrales.
  • Rojo, para ordenar se ponga a la res “banderillas negras”.
  • Azul, para indicar la concesión de la vuelta al ruedo de la res
  • Naranja, para la concesión del indulto de la res.

Los areneros

Se encargan del mantenimiento del ruedo evitando las irregularidades y ocultando las manchas de sangre en la arena.

El sobresaliente

Es el matador o novillero que, si queda indispuesto el torero, se encargará de matar a todas las reses que queden por salir. En caso de quedar también imposibilitado, la jornada taurina se dará por concluida.

Con esta información no serás un@ crack de las corridas de toros pero por lo menos sabrás algo más. Prometo volver con más curiosidades pero antes espero volver a otra corrida, ¡quizás en las Ventas!

**Especial agradecimiento a Dani y Cris por su paciencia infinita ante las preguntas más absurdas. 😊





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *