por CaRoL

Dejar de fumar es difícil pero no imposible

Hoy hace 17 años que le quitaron un pulmón a mi padre. Meses después fallecía dejando viuda y 8 hijos. Después de algo tan trágico yo también caí y empecé a fumar. Pensarás… ¿está loca? Supongo que muchos nos dejamos llevar por la situación, los amigos… Hoy en día puedo decir orgullosa que llevo años sin fumar. Ni siquiera una caladita. Nada de nada.

¿Cómo dejé de fumar?

Me quedé sin trabajo y no podía pagarme el vicio. No soportaba a la gente que siempre estaba pidiendo tabaco. Sobre todo a esas personas que se supone que estaban dejando de fumar y en realidad lo que hacían era dejar de comprar tabaco. Así que le pedí un préstamo a mi madre y bajo prescripción médica empecé a tomar Zyntabac. Recuerdo que la caja costaba unos 80€ y se necesitaban unas 3 cajas para completar el proceso de dejar de fumar.

Al principio todo fue bien. Las pastillas hacían que el tabaco no supiera a nada y al dar una calada parecía que fumabas aire, como si el cigarro estuviese roto. Después de dejarlo, comencé con la tontería de una caladita, un par de caladitas, un cigarrito… Gracias a Dios cogí bronquitis y se me quitaron las tonterías. Ahora solo con pensar en dar una calada a un cigarro me viene la sensación esa de no poder respirar por lo que fumar ya no es una opción en mi vida.

Cuando fumamos, ¿sabemos lo que nos metemos en el cuerpo?

He encontrado esta infografía que nos muestra la ‘anatomía’ de un cigarro y claramente pone que tiene más de 4 mil químicos. Como no soy experta en químicos, no me las voy a dar de listilla y directamente podéis mirar la composición en la infografía.

Infografía tabaco

Después de ver esto… ¿Quieres realmente seguir metiéndote en el cuerpo eso? Hay muchas formas de dejar de fumar, visita a tu médico de cabecera y coméntale que quieres dejarlo, si no es tu estilo tomar medicamentos (¡el tabaco es mucho peor!) seguro que en el herbolario tienen otra solución. También puedes optar por la hipnosis, acupuntura, parches de nicotina, chicles…

Nunca sustituir los cigarros por cigarros electrónicos

¿Has probado alguna vez un cigarro electrónico? Unos meses después de fumar, paseando por un centro comercial vi una oferta de cigarrillos electrónicos y los compré. Ya no fumaba ni tenía la necesidad de fumar PERO los compre para llevarlo a las bodas y ferias ya que es donde puedes tener una mayor tentación de caer.

El cigarro electrónico es una simulación bastante real. Te da realmente la sensación de estar fumando. ¡Incluso echas humo por la boca! Es tan real que lo desaconsejo totalmente a no ser que sea para utilizarlo en ocasiones especiales; bodas, ferias y eventos importantes donde es probable que caigas. Si sustituyes el tabaco por un cigarro electrónico, tarde o temprano caerás en la tentación y fumarás.

Hoy hace 17 años perdí una parte de mí. No dejes que este veneno haga lo mismo contigo. Si no lo quieres hacer por ti, hazlo por la gente que te quiere; por tu pareja, tus hijos, tu familia, tus amigos… ¡Deja de fumar! 





Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *