por CaRoL

De paseo en un Nissan Nismo :-)

Hace unos días estuve en Barcelona probando el Nissan Nismo con unos verdaderos cracks; Josef Ajram y Ruben Farias.

Llegamos a Barcelona y nos adjudicaron un compañero de viaje. A mí me tocó Ruben Faria. Fuimos en un Nissan Nismo negro precioso. Con nuestro coche, de formas redondas y con una estética impecable, moderno y más cómodo imposible, nos dirigimos al circuito de Castellolí donde pasamos el resto del día realizando diferentes actividades y probando distintos coches.

El trascurso del viaje fue entretenido y curioso. He de decir que no probé el coche ya que desde el aeropuerto hasta Castellolí lo condujo mi compañero Ruben. Yo lo iba a conducir camino del hotel pero la tarde se complicó y mi aventura finalizó antes de lo esperado.

Aprovechando que pasé unas horas con Ruben Faria, conversamos sobre cómo llego a donde está ahora mismo. Por si no sabes quien es, Ruben Faria es el piloto de rallies portugués del equipo RedBull-KTM que quedó en segundo lugar en la última edición del Dakar.

¿Cuándo se subió Ruben Faria en una moto por primera vez? Cuando tenía tan sólo 5 añitos, su padre le hizo su primera moto. Los Domingos por la mañana se iban a correr juntos y cuando tenía 8 años, su padre dejó de competir y empezó a hacerlo él. Por el momento hacía una vida normal pero le gustaba tanto correr que empezó a competir. No fue por obligación, le encantaba hacerlo.

A los 14 años Ruben quería dejarlo porque quería empezar a salir. Quedó con su padre en que el próximo Domingo sería el último que correría y que entonces venderían la moto. Ese Sábado no salió y el Domingo corrió. Unos belgas le vieron y le invitaron a pasar una temporada con ellos. En Bélgica entrenó, compitió y convivió con la familia belga. Lo que vivió en Bélgica hizo que se replanteara las cosas y gracias a eso hoy sigue compitiendo.

Hoy en día Ruben Faria es piloto profesional del equipo RedBull-KTM. Su sueño hecho realidad. Y como ya os he comentado, en 2013 consiguió el podium (2º) en el evento deportivo más duro de la historia; el Dakar.

Siguiendo las indicaciones del GPS y las banderillas que el equipo de Nissan había colocado para que no nos perdiéramos, llegamos al circuito de Castellolí.

Pero… ¿Qué es Nissan Nismo? Os dejo este vídeo que lo explica a la perfección. 🙂

Y llego la hora de probar coches por el circuito. La verdad es que siempre pensé que era fácil eso de ponerse al volante a una velocidad superior a la habitual. Eso no es difícil, lo complicado es cuando no es una carretera normal si no que son unas curvas pronunciadas y que hay que coger a gran velocidad.

La primera actividad de la tarde fue conducir por el circuito un prototipo de Nissan Nismo. Fue bastante divertido. Josef Ajram y Ruben Farias disfrutaron de lo lindo y yo también pero a mi manera. ¡De copiloto! En un mundo de hombres la verdad es que me daba hasta apuro tirar un conito… 🙂

¿Te imaginas terminar siendo piloto profesional tras ganar en un videojuego? Eso le pasó a Lucas Ordoñez, con quien tuvimos la oportunidad de charlar e incluso me dio fui con él de copiloto en el Leaf RC Nismo. Impresiona el coche, ¿verdad?.

Obviamente no podía subirme en tal máquina de correr sin las medidas propias de protección. ¡Mirad las pintas que llevaba!

Pero mi aventura con Nissan Nismo terminó antes de lo esperado. Desgraciadamente, estando en Castellolí me comunicaron el fallecimiento de un familiar muy cercano. Es un tema que no viene a cuento pero que quiero comentar ya que desde aquí quiero agradecer al equipo de Nissan todo su apoyo en esos momentos. Rápidamente, Elisenda Fornols de Nissan, arregló todo para que mi vuelta a casa fuera lo más rápido posible.

Gracias a los compañeros con los que pasé el día, por vuestras palabras y los ánimos que me disteis. Gracias especialmente a Josef Ajram, Ruben Faria, José Luis Cano, Vicente Cano, Lucas Ordoñez, David Parkinson, Catherine y de nuevo a Elisenda Fornols. Ruben, sentí mucho abandonarte como compañero de coche pero no tuve otra opción. 😉

Aprendí mucho sobre coches sen Castellolí pero el mejor recuerdo que me llevo es la calidad humana tanto de mis compañeros como del equipo de Nissan.





Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *