por CaRoL

Mi primer BlogTrip – Cancún

Hace un par de días que llegué de Cancún, destino que visité gracias a Iberostar y entre unas cosas y otras todavía no he tenido tiempo de escribir el post del viaje.

Como ya comenté en un artículo anterior fuimos un grupo de bloggers españoles y otro de americanos a vivir una experiencia única, a vivir unos días como estrellas en uno de los impresionantes resorts que Iberostar tiene en México.

Los primeros días nos alojamos en un excelente hotel; Iberostar Paraíso Maya, en Playa Paraíso. Las habitaciones son amplias, bien amuebladas, tienen aire acondicionado, ventiladores y minibar. Un valor añadido es el jacuzzi que muy a mi pesar no pude probar por falta de tiempo… 🙂

El complejo cuenta con una extensa selección de restaurantes:

  • Restaurant La Pagoda
  • Restaurant El Fogón
  • Restaurant El Tapatío
  • Restaurant L’étoile
  • Restaurant La Marina
  • Steak House El Rancho
  • Bar Theatre
  • Fumoir
  • Ice Cream Saloon El Mirador
  • Lobby Bar
  • Pool Bar Las Rocas
  • Pool Bar Las Olas
  • Beach Snack Bar Coco

Es importante saber que para entrar en los restaurantes hay que acudir con la vestimenta adecuada; “Se requiere pantalón largo y camisa con mangas para los caballeros mayores de 12 años”.

No me voy a poner a comentaros la calidad de los alimentos ni nada por el estilo… Lo mejor es una imagen de uno de mis desayunos… ¡A ver qué os parece!

Tiene una pinta estupenda, ¿verdad?. ¡Pues no os digo ya lo sabroso que estaba!.

Del complejo no sólo cabe destacar los espacios en sí. Lo que más me gustó fue la calidad humana. La simpatía, la cortesía, la educación y la predisposición de TODO el personal del hotel.

El último día nos alojamos en el Iberostar Grand Paraíso, el hotel más lujoso del complejo. Si los otros eran impresionantes, este era ya espectacular.

En el hotel hicimos varias actividades; tomamos el sol (aunque con la protección tan alta casi ni se nota), hicimos snorkel en un espectacular arrecife de coral, disfrutamos en la piscina de olas… Sí, ¡lo que lees!. ¡Teníamos una piscina de olas en el hotel!. Nos dimos un masaje (cortesía de Iberostar) en el spa o en la playa, fuimos de compras, vivimos la celebración de El Grito que conmemora la independencia de México con respecto a España y no hicimos más cosas porque no hubo tiempo pero mirad la de actividades que ofrecía el resort.

Vamos que por tener hasta tenía capilla: Nuestra Señora del Paraiso.

Así de bien se estaba en la playa del hotel…

Hicimos tres excursiones fuera del Resort: Río Secreto, Tulum y Xcaret.

En Río Secreto visitamos un cenote. El lugar era impresionante pero más aún si te toca un guía como el que tuvimos nosotros; Jean Paul, un chico francomexicano encantador y super culto que transmitía el amor y la pasión que tiene hacia México, su historia, su naturaleza y sus maravillas.

Lo que más me llamó la atención al visitar Xcaret, además del colorido de los animales, fue que en la entrada había un stand donde guardaban las cremas protectoras que tenían ciertos componentes químicos para mantener así la fauna del lugar a salvo.

Además de hacer una rápida visita al recinto tuvimos la oportunidad de cenar en Xcaret y ver el impresionante espectáculo nocturno. Me pareció precioso aunque un pelín largo. Si vas a verlo estate atento al partido de “hockey” con bolas de fuego… ¡IMPRESIONANTE!


Y por último Tulum, donde pudimos observar el rastro maya en México. Nuestro guía, Alejandro, nos contó la historia del lugar.

Detalle de un restaurador trabajando en Tulum:

No quiero terminar el artículo sin agregar esta foto con el detalle de la pared de uno de los restaurantes del resort de Iberostar que me encantó.

Y menos aún sin sacar a mi fiel compañero de viaje en Cancún 🙂 ¡Ese torito bravo en Playa Paraiso!

***Actualización***

Me comentan que no he dejado ningún comentario negativo del viaje y es que ha sido maravilloso.

El viaje de ida fue larguísimo porque hicimos Madrid – Miami – Cancún pero hay vuelos directos por lo que no me pareció un detalle importante. Igualmente el de vuelta tuvo su aquel.. Casi morimos de frío en la cabina ¡y eso que yo siempre vuelo preparada para el frío polar de la cabina!

Hay momentos en los que el calor mexicano se hace duro por lo que merece la pena estar cerquita de una de las piscinas del hotel 🙂

Los mosquitos atacan sin piedad por lo que el Relec será tu mayor aliado junto con la protección solar.

***Hay fotografías sacadas de la web de Iberostar ya que la fotografía y yo somos algo incompatibles… 🙂 En cualquier caso si son tomadas de la web es porque son como lo que yo vi y su belleza no exagera la realidad.


Post relacionados:

¡Señoras que se van a Cancún!





Comentarios

  1. Responder

    • By CaRoL

      Responder

  2. By Nacho

    Responder

    • By CaRoL

      Responder

      • By CaRoL

        Responder

        • By Nacho

          Responder

          • By CaRoL

  3. By Mangangue

    Responder

    • By CaRoL

      Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *